Éxitos suicidas: Afganistán

Éxitos suicidas: Afganistán

Albert Speer, arquitecto del nazismo, descubrió en valor de las ruinas. Según esta visión se construirían los nuevos edificios nazis para que en el futuro fueran bellas ruinas. Esto fascinó a Hitler.

La primera vez que escuché esto, me impactó. ¿Lo sabían ya? ¿Sabían que crecerían contra el mundo hasta precipitarse en el oscuro vacío que habían creado bajo ellos?

Los movimientos nazis son un ejemplo de las necesidades narcisistas de personas (Hitler, Mussolini. Franco, etc) y de sus pueblos. Un narcisista al frente de un pueblo herido en su autoestima y que necesita un salvador narcisista con quien identificarse.

Curso psicodrama

He pensado mucho en las necesidades emocionales de las culturas islámicas que han hecho surgir los movimientos integristas a los que asistimos. La cultura evoluciona y se hace cada vez más universal y compartida. Eso induce cambios brutales, no fáciles de asumir por las culturas más tradicionales. Creencias que nos decían como se creó el mundo en siete días. En mi lapso vital he tenido que sufrir y pasar esa crisis desde “los siete días” al mundo confuso y sobrecogedor de la física, la enormidad del espacio y el tiempo, en la cual no soy más que un pequeño fogonazo de luz que se extingue en segundos. Si, en una habitación de colegio universitario pintada de verde, me empecé a dar cuenta de que era mucho más insignificante de lo que creía, que no había sido creado a imagen y semejanza, que era muy finito. Allí empecé a combatir mis necesidades narcisistas. Tal vez ya tenía suficiente autoestima para poder con la "desestima" que eso implica. Hay una gran variedad de movimientos religiosos y sectas en las que bajo una aparente humildad, se consideran que serán los únicos a ser salvados por el creador.

Creo que el mundo del islam está sufriendo en parte una crisis de autoestima ante los desarrollos de la cultura occidental, eso hace que surjan algunos movimientos integristas y conservadores de lo tradicional como es ISIS o los talibanes de Afganistán. De la misma forma que surgen los neofascismos en España o Alemania ante las derrotas de sus ideologías por parte de la historia. Si la historia es, en el fondo, la única que los ha derrotado. Como dice la canción de Labordeta a propósito del golpe franquista: "la historia no se puede parar".

¿Cuántas vidas costará ese frenazo que habéis dado a la historia?

Todos necesitamos conocer el mundo del islam aprender de sus lecciones, sentir su dignidad. Yo he necesitado muchos años para reencontrarme con que busco lo que la religión católica predica, a veces de forma hueca y otras con sentido: el amor, el auténtico sentido de la vida.

Talibanes que os sentís dueños de Afganistán y de las mujeres: puedo envidiar vuestra solución fácil a los dilemas de la vida, en pandilla, todos juntos. Combatís los elementos de soledad e incertidumbre de la vida, el sentimiento de perdedores ante otros desarrollos. Cunado con vuestra arma-falo veis el terror y la fragilidad en los otros, secretamente sabéis que la historia os derrotará. Como Speer, sabéis de vuestro final. Ni os habrá dado tiempo a construir bellas ruinas. Como ejemplo, tenéis al ISIS agonizando. Movimientos narcisistas, y suicidas a la larga.

Bertran Badie, reconocido especialista en relaciones internacionales, nos dice que actualmente el poder no está en los movimientos estratégicos de las naciones, sino en los movimientos sociales.

Vuestra arma es vuestra enemiga más secreta. Preñéis, a las mujeres son las madres de vuestros ciudadanos. El poder de la madre es enorme. Los recursos que ha dado la educación de las mujeres durante veinte años, es enorme.

Bien pensado, vuestro mayor enemigo no es la historia, es la educación. Lo tenéis difícil, ya no sois un país, sois un barrio de la Aldea Global, que enseña y aprende por el aire formando parte de los movimientos sociales.

Desconocido talibán: espero poder sentarme contigo en una terraza de mi pueblo, junto a la fuente bajo tus maravillosas montañas a compartir nuestras historias y crisis de crecimiento. Ya he empezado sintiendo tu alegría y tu candor al descubrir los aparatos de entrenamiento el otro día en un gimnasio de Kabul.

Goyo Armañanzas. Psiquiatra.



Abrir chat