• Goyo Armañanzas

Gracias, Estellicas, por compartir el sufrimiento de haber sido abusados

Actualizado: 2 de abr de 2019

Gracias por compartir el abuso sexual y la violencia física que sufristeis por parte del entonces director del colegio del Puy de Estella. Director y sacerdote. Eran los años 60 y 70, cuando esto pasaba. Gracias compañeros, amigos y vecinos, que pobláis mis escenas de infancia, por reventar aquel secreto a voces. Un silencio que corría en pantalón corto, en torno a nuestros diez años. Silencio que pudrió infancias.


No me tocaron esos abusos. Tal vez me libré involuntariamente: no fui admitido en el colegio. No obstante, ese secreto me llegó y me impactó. Como impactan a esa edad las cosas: por la puerta de atrás, casi sin darte cuenta.


La gran pregunta es si los mayores lo sabían. Yo creo que no querían saberlo. O la información era tan disonante con lo que ponían en un sacerdote, que no podían aceptar como real lo que clamaba desde la altura de sus cinturones. O que ya lo sabían y no se sentían capaces de denunciarlo. Un silencio más de esa Estella de posguerra, que había matado y sido muerta, robado y sido robada, abusado y sido abusada.


Ha pasado más de medio siglo. Medio siglo, se dice pronto y es toda una vida. Medio siglo, una vida, para poderlo hablar y dejar constancia como denuncia. Ha sido necesario medio siglo para poderlo hablar en voz alta, para poderlo leer en negro sobre blanco, para poderlo denunciar. Aquellos niños estaban atrapados en el silencio por la vergüenza, por la culpa que vive toda víctima de abusos, por el querer librar a sus padres de un dilema y un sufrimiento difícil de imaginar.


He esperado años a que la ola de difusión de abusos, que estamos viviendo en los últimos años, llegara a España, llegara a Estella. En mi novela "Fantasmas de Nuestra Guerra", ya aludía a este abuso. Una novela no tiene mérito: es la forma de tirar la piedra y esconder la mano.


Ha podido ser ahora, tras la denuncia reciente de actos similares sufridos en la cercana Puente la Reina. Han tenido que pasar decenios en las vidas de los que lo sufrieron, para que algunos hayan podido tener la fuerza y la madurez para denunciarlo. Gracias: estáis restaurando un bienestar interno que nunca os debió faltar. Gracias: estáis siendo terapia para todos los muchos que lo sufrieron y todavía no lo pueden compartir. No se lo pueden oír decir. Porque cuando uno dice algo en voz alta, se lo cree más, se lo ve más real, menos lejano y ajeno.


La culpa se agarra con uñas de garrapata chupasangres. Los que lo decís ahora, os culparéis de no haberlo podido decir antes. Se puede cuando se puede. Recordad el largo camino que habéis logrado recorrer. Gracias, otra vez.


No me resisto a dar alguna pincelada acerca de la dinámica interna de las conductas que describen las víctimas: violencia física, tocamientos, etc. Aúnan el comportamiento de violencia sádica y el abuso sexual de niños. Ya en el abuso de niños, se da un desequilibrio de fuerzas tal, que aunque no hubiera violencia física, es de una violencia enorme. En el sádico paidófilo se adivina una profunda inseguridad interna, una necesidad de sentirse dueño, dominador. Nos habla de una fragilidad de la cual, prefiere no enterarse. En algunas ocasiones se ve el origen en profundas humillaciones vividas a su vez por esa persona. Como si quisieran robar esa inocencia que les machacaron. No se puede atrapar la maravillosa pompa de jabón. La agresión sádica , la salida paidófila: ¡es tan fácil!. Ambas miran hacia afuera y desde arriba, desde el poder. El mirar hacia dentro es tan duro y doloroso para ellos, que raramente lo hacen. Por eso se suele decir que no tienen cura. Yo creo que la tienen. Pero es larga y dolorosa emocionalmente. Sí, los paidófilos y maltratadores, necesitan ayuda emocional. Tal vez éstos, con sus abusos, niegan el sufrimiento en que viven. Como en las adicciones a sustancias, ven solo la punta del iceberg: la conducta paidófila o el tóxico, respectivamente. Solo les pasa eso. En ambos casos, hay muchas resistencias a abordar lo que hay debajo.


Para algunos, esto llegará tarde. Hace unos pocos días me encontraba en la calle con una querida amiga. Me contó que un amigo común había sido abusado en su infancia por un familiar cercano. El afectado ha muerto hace algún año tras arrastrar un largo desequilibrio emocional y abuso de tóxicos.


Van cuatro denuncias. Serán más.


Goyo Armañanzas, estellica y psiquiatra.


Publicado en Noticias de Navarra: https://m.noticiasdenavarra.com/2019/04/01/opinion/cartas-al-director/gracias-estellicas-por-compartir-el-sufrimiento-de-haber-sido-abusados

 ¡Nuevos talleres 2020! 

 ¿Te atreves a entrar? 

Terapia On-line temporal

Formación para psicólogos y terapeutas en terapia de grupo y psicodrama. 

Psicoterapia individual y terapia de grupo.

GoGrupos​

PAMPLONA

(Terapia y Formación)

C/ Esquiroz 4, 1º B

31007 PAMPLONA (Navarra)

 

BARCELONA

(Formación)

C/ Portugal 2, planta 1, local 1-6

08304 MATARÓ (Barcelona)

  • Negro del icono de Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Black YouTube Icon