• Goyo Armañanzas

#QuédateEnCasa y mis recuerdos de aquellas nevadas: El encanto de lo excepcional

Actualizado: mar 24



Estimulado por la orden de no salir de casa, llevaba varios días acercándome a una vieja sensación. No acababa de atraparla, de sentirla claramente.


Hoy, por fin, la he cazado y os la cuento.


Eran aquellas nevadas que todo lo paraba, que nos dejaban en casa cerrados. Me he pasado años esperando el nevadón que me hiciera tener que excavar un túnel para salir de casa. Si llegaba, todo se paraba: sin cole, sin autobuses.


Recuerdos


Recuerdo una de ésas, a diez bajo cero en Pamplona durante varios días, con las calles heladas. Silencio, el silencio de la nieve. Un silencio especial. Hoy he ido al trabajo y he comprobado que la calle estaba completamente vacía: nadie Nunca antes la había visto así a plena luz del día. Silencio.


Nunca imaginé que viviría esto. Hasta hoy, exhibía una anécdota con el placer de algo excepcional que poca gente había vivido. Fue en Estambul un domingo en el que, por un recuento censal de la población, todos los turcos se tuvieron que quedar en casa. Solo a cuatro turistas perdidos se nos autorizaba a salir a la calle. Por allí deambulamos, observados por alguna patrulla policial, hacia una miserable playa del Mármara.. Mis fantasías corrieron a ese mítico día post-cataclismo nuclear. ¡Una experiencia única!, para contar.


Lo era. Se nos ha quedado corta. Lo que estamos viviendo lo supera. Para contar a los hijos y nietos que vendrán.


Es el encanto de lo excepcional, de lo que todo lo cambia, de no ir a clase, casi ni a trabajar, de estar recogido en casa con los tuyos.


Recuerdos


Ese encanto que buscábamos cuando en la escuela, la bajada de tensión hacía parpadear la bombilla. Nosotros, desde nuestros pupitres, soplábamos para que acabara de apagar y nos mandaran a casa. Proveníamos de la cultura de la vela, que se apaga de un soplo.


La memoria tiene patas muy cortas, más cortas que la mentira. Me contaba el otro día mi amigo y colega Rubén que, en aquellos años, todos los niños eran confinados en casa por unas semanas o un mes, ante cualquier enfermedad. El quedarse en casa era parte del tratamiento. Y no existía ninguna pantalla, ni papás que se dedicaran a resolver nuestro aburrimiento. Nos lo teníamos que resolver nosotros mismos. Dicho sea de paso, tal vez era un buen estímulo para la creatividad. Me pregunto cuanto debo a esos encierros, mi creatividad de psicodramatista.


No me sirve que digáis que son experiencias de gente de edad. Todos las llevamos dentro: nosotros y/o nuestros padres lo han vivido. Mi trabajo con psicodrama transgeneracional (la influencia de las generaciones pasadas sobre nosotros) no de deja dudas sobre ello.


Pero vayamos a la cruz de la moneda


La presión de la cercanía. Vamos a tener más divorcios, más violencia doméstica, más tensión familiar, más soledad. Hemos tenido que romper rutinas que nos dan seguridad, sensación de control, saber que vamos a hacer en el momento siguiente. Estamos iniciando nuevas rutinas en este nuevo contexto.


Mi vecino no me saluda


Como soy un optimista, vuelvo a la cara de la moneda. Vamos a experimentar que podemos ser más solidarios, que los vecinos están ahí. Ya ha cambiado el código de saludos e intercambio social. Esta mañana me he cruzado con un vecino que no me saluda. Me venía preguntando yo, que habría hecho mal, como suele ocurrir cuando miras a alguien para saludar y no lo hace. Esos sutiles detalles nos suelen llevar a floridas paranoias. Pues bien, la mía con ese vecino, en proceso de construcción, se ha cerrado de un carpetazo: “¡me ha saludado! Eso me ha encantado. Volvemos a culturas de apoyo y ayuda mutua.


Aplaudimos a las ocho de la noche


Aplaudimos a las ocho de la noche a nuestros sanitarios con emoción e intensidad, hasta que nos duelen las manos. Sus manos se acercarán con riesgo a nuestros conciudadanos. Nos damos cuenta de lo que interdependemos y lo que nos necesitamos. Nos damos cuenta de nuestra fragilidad.


Creía en un enemigo proveniente del espacio


El mundo ya ha cambiado. Yo siempre fantaseaba con lo que nos uniría un enemigo común. proveniente del espacio. Bien, ya lo tenemos aquí. Como no viene del espacio, la “conspiranoia” pasa sus ratos con el: “a mí no me engañan, yo sé la verdad”. Un tema al que le tengo ganas.


El miedo del que tanto os hablo


Otro fenómeno que me tiene atento, es el miedo. El miedo es un sentimiento mimético: se camufla. Tan invisible como el “coronitas”. Ya estoy pensando en un test de miedo. De momento, tenemos el del papel higiénico que os comentaba en el anterior post.


Rebeldía y negación del miedo


Ahora necesito entender a los que farrucamente, se niegan a obedecer la orden de estar en casa, o se rebelan a aceptar su positividad o su posible contagio.  Tengo dos posibles pilares para entenderlos.


Uno está en la rebeldía hacia las figuras de autoridad, un tema que los “psy” conocemos bien.

El otro es la negación del miedo. Se trata de una hipercompensación, un miedo al miedo. No es aceptable, es de frágiles, si tienes miedo será peor. No me enfado con ellos, me dan un poco de pena, porque veo su fragilidad.


Desde que sé cuánto miedo tengo, soy más valiente. Y más prudente. Algunos supervalientes son temerosos pasados de vueltas.


"El miedo no es una realidad epidemiológica objetiva. El miedo es un sentimiento y no le valen estadísticas de riesgo.’’


Como decía, el mundo ya ha cambiado.

Ahora nos queda saber cómo y hasta dónde.

Ahora nos queda decidir: cómo y hasta donde.


Goyo Armañanzas Ros

Vecino dentro de una pandemia, y psiquiatra.

 ¡Abrimos talleres on-line ! 

2 temáticas diferentes: 13 y 20 de junio.

Formación para psicólogos y terapeutas en terapia de grupo y psicodrama. 

Psicoterapia individual y terapia de grupo.

GoGrupos​

PAMPLONA

(Terapia y Formación)

C/ Esquiroz 4, 1º B

31007 PAMPLONA (Navarra)

 

BARCELONA

(Formación)

C/ Portugal 2, planta 1, local 1-6

08304 MATARÓ (Barcelona)

  • Negro del icono de Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Black YouTube Icon