• Goyo Armañanzas

Todas las Brujas nacieron buenas y para el amor: la Siguanaba y la Llorona

Actualizado: 18 de jun de 2019

Las brujas siguen por aquí. Ellas son las que han inventado las pantallas para que, mirándolas, estemos distraídos todo el tiempo y de esa forma, pasar desapercibidas. Yo, que siempre las he buscado, he tenido que viajar a Nicaragua y Guatemala, para traer noticias de dos de ellas: la siguanaba y la llorona.


La siguanaba es una terrible bruja que ataca al amor. Se aparece en callejones oscuros a los hombres enamorados. Estos, cuando van por la noche a su casa, ya sea que acaban de despedirse de su amada, ya sea que la añoran porque hace días que no la ven, van flotando en su imagen. Es entonces cuando la siguanaba, que tiene un poder especial para detectarlos, se presenta. Ellos no la ven: creen que es su amada y la siguen. Ellas les lleva a lo más oscuro. Entonces ellos, en un último momento antes de perecer, ven su rostro cadavérico y sus dientes afilados que acaban con sus amores y sus vidas.


Hubo un joven que escapó a una siguanaba. Era un joven que ya había tenido algunos problemas con su amada. Volvía a casa un poco desengañado, sintiendo algunos toques de bruja en su ángel. La siguanaba en su rabia destructiva, no supo detectar que no estaba suficientemente enamorado, y fué a por él. Cuando se le acercó, este sintió el olor de su rabia. Esta huele a sudor rancio. Al sentirla, corrió y escapó de su ira destructiva. la siguanaba, descubierta, lanzó un grito desgarrador que nunca se había escuchado por allí. Debió ser muy, muy doloroso. Toda la rabia con que devoraba a los enamorados y su embeleso, se le debió clavar en las propias entrañas. El joven, en su huida, la vio desaparecer por el camino del río.


Pasaron los años y se hizo mayor, se casó y tuvo un hijo. Corría por entonces la leyenda de la llorona: una mujer de blanco que se aparecía por las noches en la orilla del rio. Si veías su rostro, estabas muerto. Por eso nadie sabía como era éste.


Una noche en que se desencadenó una enorme tormenta, el hijo tuvo que ir a la orilla del río a sacar la barca del agua para evitar que algún tronco no se la llevara. Pensó hacer rápido la tarea y volver a casa. Cuando estaba en ello, escuchó unos lamentos desgarradores: "hay mi niño, ¿donde estás quien te quitó la vida?". Se volvió y vio a una dama de espaldas, con túnica blanca que brillaba en la noche. Cuando se acercó, está se volvió. Entonces vio su horrible cara de caballo. El joven, tras su primera sorpresa, la abrazó. Entonces, la llorona, viéndose abrazada, acabo de llorar todo lo que le quedaba.


Y, por primera vez, contó su historia:


"Eres digno hijo de tu padre. No me tuviste miedo. Mataron a mi hijo en una locura colectiva: una guerra entre hermanos, como son todas las guerras, una guerra civil. Eso me hizo ser la siguanaba de rabia. Y después, la llorona de dolor"


Todas las brujas nacieron buenas y para el amor. A algunas les hicieron mucho daño y las lágrimas se les congelaron en el alma, como agujas de hielo. Solo una mirada de frente y un abrazo cálido las pueden descongelar para que broten y vuelvan a ser las brujas buenas que tenían que haber sido.


(Inspirado en leyendas contadas al autor en Guatemala y enviadas por la asociación de narradores AZCCA de Zacapa. Guatemala)


Goyo Armañanzas Maratón de los Cuentos. Guadalajara, 15 de junio de 2019.

348 vistas

 ¡Nuevos talleres 2020! 

 ¿Te atreves a entrar? 

Terapia On-line temporal

Formación para psicólogos y terapeutas en terapia de grupo y psicodrama. 

Psicoterapia individual y terapia de grupo.

GoGrupos​

PAMPLONA

(Terapia y Formación)

C/ Esquiroz 4, 1º B

31007 PAMPLONA (Navarra)

 

BARCELONA

(Formación)

C/ Portugal 2, planta 1, local 1-6

08304 MATARÓ (Barcelona)

  • Negro del icono de Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Black YouTube Icon